Descubren brasero de Tláloc del 650 d.C.

El hallazgo se realizó en la ex Hacienda de Xico, en el Estado de México.

Por Redacción MNN lunes, agosto 13, 2018 comentarios

Por Notimex

Un grupo de expertos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) localizaron un brasero con representaciones del Dios de la Lluvia, Tláloc, en la ex Hacienda de Xico, en el municipio de Valle de Chalco, Estado de México.

La pieza que se calcula data del año 650 d C, al igual que el registro de arquitectura vinculada a un grupo de élite venido de la gran metrópoli, refiere que Xico fue un centro urbano con un complejo sistema político-administrativo.

En un comunicado, el INAH recordó que las tareas de salvamento arqueológico que lleva a cabo desde 2015 en ese lugar, revelan que mientras los grupos locales tenían sus casas y talleres de trabajo en la ribera, los espacios de habitación y estructuras de orden religioso de la élite se encontraban en un promontorio sobre el que siglos más tarde se desplantó el casco de la hacienda de Iñigo Noriega.

Imagen original, fuente: página Notimex

El arqueólogo responsable del proyecto, Gustavo Rangel Álvarez, explicó que el sector frente a la casona es donde se ha identificado la presencia de grupos de élite que controlaban a aquellos asentados al norte, en las inmediaciones del lago.

Al frente de la excavación que da a la fachada de la exhacienda, el arqueólogo Ulises Ortiz Hernández, indicó que a lo largo de esa unidad se han registrado una serie de entierros-ofrenda de distintas temporalidades como un incensario.

Explicó que a ese tipo de piezas se les denomina braseros tipo teatro y están integrados por la base bicónica, la campana, la chimenea, un personaje central (que podría ser el retrato del individuo fallecido) y un marco con representaciones que flanquean al mismo.

Imagen original, fuente: página Notimex

La pieza descubierta mide aproximadamente 50X40 centímetros, presenta al personaje central custodiado por un par de representaciones de Tláloc, deidad de la lluvia, que luce sus características anteojeras y sostiene su cetro en forma de rayo.

Esta escena está enmarcada por una serie de aplicaciones al pastillaje que componen una iconografía alusiva a la fertilidad, elementos que tras su restauración arrojarán datos importantes del contexto funerario al que estaría asociada.

Al brasero tipo teatro estaban asociados un par de cráneos de infantes de entre uno y dos años de edad al momento de morir, uno de ellos fue cremado al interior de los cajetes bicónicos, mientras que el otro fue depositado al exterior del incensario.